Parroquial

 En noviembre, el obispo Gerald Barnes invitó a las parroquias de la Diócesis a construir una Cruz de la Misericordia en respuesta al año extraordinario jubilar de la Misericordia. La cruz representa un signo visible de la observancia de la parroquia al Año de la Misericordia y un reflejo de la opinión de la comunidad hac¡a la misericordia. A partir de esta edición y continuando en los próximos meses, el Byte publicará fotos de las cruces de la misericordia construidas por nuestras parroquias y las historias detrás de ellas.

 

 

Santa Isabel de Hungría, Desert Hot Springs  

La madera está hecha de paletas que se utilizan para entregar alimentos a la dispensa de la parroquia. El Padre Dennis Legaspi, Párroco, dijo que esto se hizo para enviar el mensaje de que el trabajo concreto del Año de la Misericordia en la parroquia es ayudar a aquellos que tienen hambre a través de la distribución de alimentos.

 

 

Santa Catalina de Siena, Rialto  

Las cintas representan a los que han recibido la misericordia este año ... blanco para los bautizados, rojo para los confirmados, oro para Primeras Comuniones, azul para los casados, y negro para los que fueron enterrados. A medida que avanza el año, se añadirán más cintas en colores apropiados.

 

 

Santa María, Fontana  

Es madera muy reciclada. Los rayos rojos y azules de la Divina Misericordia son viejas palmas de un contenedor de basura. Noten la cadena en la barra transversal - representan las cadenas que nos unen del pecado / dolor / sufrimiento. El tazón al pie de la cruz contiene la sangre de la muerte de Jesús, de donde crece el girasol de la esperanza / la vida / la belleza. Las letras escrutas están en latín porque Santa María es una iglesia multilingüe.

 

Santo Tomás el Apóstol, Riverside 

Cada semana los feligreses toman una hoja de la cesta y escriben lo que hicieron para mostrarle misericordia a otra persona. Entonces las hojas se ponen en la Cruz. Santo Tomás vio la Cruz “florecer” durante la Cuaresma y ahora la comunidad sigue regocijándose en mostrar misericordia a través de los tiempos “ordinarios” de la vida.

Por Amanda Alexander 

 Este Adviento, en cada parroquia de la diócesis, los voluntarios están trabajando arduamente para recaudar firmas y poner un alto a la propuesta de ley ABx2-15, el cual el gobernador Brown firmó en ley el 15 de octubre.

 SB 128, una propuesta de ley que hubiera legalizado el suicidio asistido, fue aprobado por el Senado de California en el 2015, pero fue detenido por el Comité de Salud de la Asamblea por falta de apoyo. Los que apoyaban la propuesta reintrodujeron el suicidio asistido en una Sesión Especial como ABx2-15. Esta propuesta fue sometida con rapidez tanto en la Asamblea de California como en el Senado, con menos revisiones del comité y menos debate que el requerido en una sesión regular. Pasada en poco tiempo, el Gobernador Brown firmó la ABx2-15 para convertirla en ley, declarando, “Pude reflexionar en lo que yo querría al enfrentar mi propia muerte”. Un referéndum fue sometido para anular la ley, el cual está detenido en la actualidad. Ahora se están reuniendo firmas para someter a votación en Noviembre del 2016 el “Referéndum para Anular la Ley de Ayuda durante la Muerte”.

 La justificación que dio el gobernador Brown al firmar la propuesta de ley fue engañosa. Si a él se le diagnosticara una enfermedad terminal es probable que recibiera la mejor atención paliativa; el terminaría sus días en paz y comodidad. Sin embargo, la medicina paliativa como la que provee Hospice no tiene cobertura universal por el seguro médico y por lo tanto el costo lo tendría que proveer el paciente y su familia. 

 Esta propuesta de ley tendrá otras consecuencias negativas para la sociedad. El hecho de legalizar el suicidio de los enfermos terminales y de los discapacitados, y al mismo tiempo ofrecer recursos anti-suicidio para el resto de la población, enseña que la vida de los enfermos y de los discapacitados no tiene importancia para nuestra sociedad.

 La Iglesia afirma: “la dignidad de la vida es desde la concepción hasta la muerte natural”, y por lo tanto está opuesta al suicidio asistido. Debemos, entonces trabajar para reafirmar la dignidad de los enfermos terminales e discapacitados para que puedan sentir que su dignidad no se ha perdido. 

 La doctrina de la Trinidad, de cual, a imagen estamos hechos, nos obliga a unirnos en solidaridad con los que están sufriendo y muriendo. El Padre y el Espíritu nunca abandonaron al hijo, aun cuando el sentía haber sido abandonado. Como cristianos, debemos unirnos a los que sufren y mueren con Jesús en la Cruz. Como católicos, debemos oponernos a cualquier legislación que promueve la muerte en lugar de la vida. 

 Para más información sobre lo que enseña la Iglesia Católica sobre los asuntos del final de la vida, ver: http://www.cacatholic.org/sites/default/files/files/FAQsSP.pdf

Amanda Alexander es Directora Asociada de la Oficina de Asuntos Sociales.

 

SAN BERNARDINO—A raíz del trágico tiroteo del 29 de julio del niño de cuatro años de edad en Highland, Daniel Muñoz, la parroquia de San Bernardino sirvió como un lugar para que miembros de la comunidad expresaran su dolor, oraran y renovaran la convocatoria de programas contra la violencia en San Bernardino.

 El 20 de agosto, lideres juveniles de Congregaciones Unidas para el Cambio, ICUC por sus siglas en inglés, en San Bernardino condujeron una vigilia de oración en San Bernardo donde se invitó a los residentes de la comunidad, el clero y los funcionarios de la ciudad para exigir el fin de la violencia en San Bernardino.

Buscar

Redes Sociales

Facebook diocesano en Español

Twitter del Obispo Gerald Barnes (bilingüe)

Twitter del Obispo

Instagram diocesano

instagram

El Compás Católico es una publicación trimestral para comunicar la información e iniciativas del Obispo a la comunidades Católicos de la Diócesis de San Bernardino.

Para más información, comuniquese con:

El Compás Católico
1201 E. Highland Ave.
San Bernardino, CA 92404

(909) 475-5400
letters@sbdiocese.org