Obispo Barnes

Obispo Gerald Barnes

Obispo Gerald Barnes

Diócesis de San Bernardino


 Estamos en el tiempo del año marcado por confirmaciones, graduaciones y vacaciones de verano.  

     Así que parece un tiempo tan apropiado como cualquier otro para reflexionar sobre nuestros jóvenes y la manera en que estamos llamados a servir a ellos y con ellos. ¿Qué nos dice el Señor Jesús sobre el lugar de los niños y jóvenes en el reino de Dios?  

  En el Evangelio de Mateo sus discípulos le preguntan “quién es el más grande en el reino de los cielos”.  

  Su respuesta dice mucho. Él llama a un niño, lo pone en medio de ellos y dice”…les aseguro que si no se hacen como niños, no entrarán en el Reino de los cielos”.  

  Consideremos lo que significa esta enunciación tan poderosa. ¿Cuáles son las cualidades de un niño que son tan apropiadas para el reino de Dios y que Jesús parece insinuar que los adultos no tienen? ¿Es su fe incondicional y su confianza en quienes cuidan de ellos? El Señor nos llama a poner esa clase de confianza en Él. ¿Es la sensación de asombro que tiene un niño; esa capacidad de vivir tan fácilmente en el momento y por tanto reconocer la mano de Dios que obra en sus vidas? ¿Es su tendencia a ver las cosas primero con ojos de justicia y caridad sin el filtro de la cohibición?  

         Al mismo tiempo, las escrituras nos dicen que hay un papel para nosotros los “adultos” en la enseñanza y formación de los jóvenes en su fe. “Enseña al niño el camino en que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él.” (Proverbios 22:6).  Al viajar por toda la Diócesis durante las últimas __ semanas para Confirmar a miles de jóvenes que con la Confirmación completan su plena iniciación en nuestra fe, me da la impresión que los jóvenes han aprendido bien en nuestros programas formales de educación religiosa. Pero nuestro trabajo de formarlos y acompañarlos está lejos de terminar. ¿Qué les espera ahora en su parroquia? ¿Quién los acompaña al discernir ellos un llamado al ministerio?  Lo mismo ocurre con los egresados de nuestras escuelas; tendemos a enviarlos al siguiente nivel y pensamos que tienen todo lo que necesitan. Para ellos, este es un tiempo de reflexión y cuestionamiento. Esto me quedó muy claro en meses recientes ya que tuve la oportunidad de visitar a los graduados de nuestras tres escuelas católicas después de celebrar la Santa Misa con ellos. Hablaron de los valores que aprendieron en su escuela, pero también me preguntaron qué valores pensaba yo que sería más importante que ellos llevaran al próximo trecho de su camino.  Ellos han aprendido lo suficiente y han tenido vivencias suficientes para hacer preguntas importantes. Tienen algo que dar. Sin embargo, necesitan también que ustedes y yo nos quedemos con ellos en su camino.  

          Nuestra Iglesia Universal abordará la cuestión de cómo involucrar a los “jóvenes” en el próximo Sínodo de Obispos. Nuestra Diócesis toma parte en esto encuestando primero este mes y el mes próximo a los jóvenes y a quienes trabajan con ellos. Esta es una oportunidad bendecida que nuestra Iglesia tiene para aprender más sobre la valiosa perspectiva de nuestros jóvenes católicos, tal vez para recordar lo que Jesús quiso decir cuando dijo que debemos “hacernos como niños”. Es también una oportunidad para que entendamos cómo podemos potenciar mejor a nuestros jóvenes al crecer ellos en funciones de ministerio en nuestras comunidades de fe.  

         Si eres un joven o joven adulto, o alguien involucrado en un ministerio relacionado con los jóvenes, te insto a que participes en esta encuesta. Lo puedes hacer directamente en nuestro sitio diocesano de internet. Y más generalmente, si eres adulto te pregunto;  

 ¿Cómo puede tu parroquia apoyar mejor a sus jóvenes?  ¿Tienen algo para acompañarlos después que reciben la Confirmación?  ¿Cómo pueden modelarles la Alegría del Evangelio de la mejor manera?  

   Compartan sus ideas con sus familias y hermanos feligreses. Caminemos al Señor junto con nuestros jóvenes.  

   Ofrezco mis oraciones para que tengan un verano que les permita descansar, reflexionar y pasar tiempo con su familia y amistades. Demos gracias a Dios por este tiempo de reposo y por las muchas maneras en que bendice nuestras vidas.

 

   

   Comenzando con el momento en que llamó a Pedro y Andrés para que lo siguieran en el ministerio, el Señor Jesús no dudó en pedirles a quienes encontraba que emprendieran un nuevo camino en su vida. Esos muchos momentos en las escrituras, de Pedro a Zaqueo a la mujer en el pozo a Pablo, nos inspiran a mostrarnos abiertos a la transformación que Jesús nos ofrece en nuestras propias vidas.  

       ¿Por qué entonces a menudo nos inquieta tanto la posibilidad de un cambio? Tal vez desafía nuestro sentimiento de seguridad, nuestra necesidad de saber lo que nos espera, el valor que damos a “más vale pájaro en mano”.  

 El siguiente es un fragmento del discurso del Obispo Barnes durante la Reunión de Vicariatos el 11 de febrero en la Parroquia Santa Francisca Javiera Cabrini en Yucaipa.

 Y  bien, el Papa Francisco nos da el Año de la Misericordia, un año para reflexionar sobre esa parte de nuestra identidad. Un año para que analicemos la manera en que nosotros, en momentos de problemas y caos, hemos sido tocados por la Misericordia de Dios. Un año para mostrar nuestro agradecimiento por todo lo que Dios nos ha dado, especialmente durante los momentos difíciles en nuestras vidas. Lo hacemos de manera personal, pero lo hacemos también como parroquia, como escuela, como diócesis. Estamos llamados a reflexionar sobre la manera en que nosotros como comunidad hemos mostrado la Misericordia de Dios a nuestros hermanos y hermanas. ¿Cómo lo hacemos en nuestro servicio y en nuestro ministerio a los demás? 

Buscar

Redes Sociales

Facebook diocesano en Español

Twitter del Obispo Gerald Barnes (bilingüe)

Twitter del Obispo

Instagram diocesano

instagram

El Compás Católico es una publicación trimestral para comunicar la información e iniciativas del Obispo a la comunidades Católicos de la Diócesis de San Bernardino.

Para más información, comuniquese con:

El Compás Católico
1201 E. Highland Ave.
San Bernardino, CA 92404

(909) 475-5400
letters@sbdiocese.org